“El Tema de la Semana”

Por Juan Pablo Alcides Carofano  (carofano@hotmail.com)

La Obsesión a la Vuelta de la esquina

 

Domingo 24 de Junio de 2012. Nuevo Gasómetro. 26 minutos Primer Tiempo. Gastón Caprari pone en estado de desesperación a las 40.000 almas (en pena) que llenaban el Estadio. San Martín de San Juan le gana 1-0 a San Lorenzo y con ese resultado, el Ciclón está a un paso del abismo, el infierno del Descenso que ya conoció en 1981. Pero el equipo de Caruso Lombardi da vuelta el partido, gana 3-1 con los goles de Carlos Bueno (2) y Walter Kannemann y respira. Una semana después llegaría el desahogo definitivo, el “San Lorenzo es de Primera y de Primera no se va”. Triunfo en la Ida de la Promoción contra Instituto en Córdoba (2-0) y empate 1 a 1 en el Bajo Flores para seguir vivo a pesar del jaque institucional.

El 23 de Julio de ese tan convulsionado año 2012, Carlos Abdo formaliza su renuncia a la Presidencia del Club. Se termina de dar vuelta una página.  Una página de desastre económico y angustia deportiva. El 1º de Septiembre, Lamens y Tinelli arrasan en las urnas con el 80% de los votos y allí sí, comienza una nueva era.

Veinte meses después (sí, leyó bien, veinte meses nada más), la historia es bien distinta. San Lorenzo de Almagro, el viejo Ciclón de Avenida La Plata está a 180 minutos de encontrarse definitivamente con la historia. Está a un paso de sacarse la espina más grande de su vida deportiva. Está a 2 partidos de saldar una cuenta que parece eterna: la Copa Libertadores de América está allí, mirando de reojo. Estará allí, en la salida del túnel de ese mismo Nuevo Gasómetro que en la noche del próximo miércoles 13 de agosto estará a reventar como nunca antes, vestido con las mejores galas, esperando vivir su noche más gloriosa. Esa obsesión tantas veces esquiva esta vez está cerca, muy cerca.

Mucho ha transcurrido en la vida institucional y deportiva de San Lorenzo en apenas 20 meses, pero la coherencia dirigencial, el aplomo deportivo de un muy buen plantel, y el conocimiento y la experiencia de un cuerpo técnico con “chapa” Copera están a punto de alcanzar el puerto tan deseado. Falta un paso, el más importante, y nadie dice que será fácil.

El rival

Cualquiera que entienda un poco de fútbol jamás hubiera acertado esta Final de la Copa Libertadores. Dos equipos que pasaron la Fase de Grupos con lo justo y que a medida que avanzó la competencia comenzaron a hacerse fuertes.

Nacional de Paraguay es el último obstáculo que tiene San Lorenzo. Hoy, en el Defensores del Chaco, el conjunto dirigido por Gustavo Morínigo espera cumplir con su parte del Plan: hacerse fuerte de local, ganar, y llegar a Buenos Aires con el resultado a favor y la presión “transferida” a su rival. Esta vez no contará con un gran aliado que tuvo a lo largo de gran parte de esta Copa: el gol de visitante en las Finales no vale doble. Por lo cual, en caso de empate en puntos y goles, la historia se define en alargue y penales.

El equipo paraguayo arrancó la Copa en un complicado Grupo 4, en el que quedó segundo con 8 puntos, ingresando en los Octavos de Final como el último de los clasificados, ocupando el puesto 16. Por ello, siempre definió de visitante.

Como era de esperar, el camino a la gran Final fue cuesta arriba desde un principio. Pero fue poniendo en fila a Vélez, Arsenal y Defensor a partir de una premisa: ganar de local, sin recibir goles en contra y meter mucha presión en la vuelta como visitante. No recibió goles como local desde Octavos en adelante (1/0 y 1/0 frente a Vélez y Arsenal y 2/0 ante Defensor) hizo un culto del “aguante” como visitante y es una verdadera “Cenicienta” a punto de cumplir su sueño.
Como buen equipo paraguayo es un equipo duro (durísimo), muy ordenado tácticamente y con mucho potencial en pelota parada (tanto en ataque como en defensa), y un alto nivel de efectividad para convertir en goles los ataques que genera.
Camino con espinas para San Lorenzo
San Lorenzo atravesó con más dudas que certezas la Fase de Grupos. Después de un arranque con derrota en Río de Janeiro ante Botafogo, sumó triunfos, empates y derrotas por igual para llegar a la última fecha dependiendo de un milagro: necesitaba ganar por 2 goles más de los que sacara de diferencia Independiente del Valle en su partido ante Unión Española. Fue una noche para el infarto. San Lorenzo hizo su parte, 3-0 ante un frío equipo brasileño que no pareció jugarse la clasificación. Pero Independiente no resignó fácil su lugar en Octavos. Venció en Chile 5 a 4 y quedó a apenas un gol de la clasificación en un partido que tuvo de todo, con varias idas y vueltas en el resultado que hicieron que el sufrimiento fuera el gran protagonista en el Bajo Flores.
Al igual que su rival en la Final, San Lorenzo tenía un camino realmente complicado si quería avanzar. Con el 15º lugar en la ubicación de Primera Fase, definiría con casi todos como visitante. Para colmo de males jugó contra el mejor de la Fase de Grupos, Gremio, al que pasó con justicia, aunque sufriendo en los penales de Porto Alegre y atrás nomás al Cruzeiro (buen triunfo en Bajo Flores 1-0 y empate 1-1 en Mineirao.
Para después del Mundial quedó ese gran partido por la semifinal ante el Bolívar (5-0 y exhibición de contundencia) y la derrota sobre el final en la altura de La Paz (0-1).
Los argumentos para ser Campeón
¿Qué tiene San Lorenzo para ser Campeón? Fundamentalmente una mayor jerarquía individual que su rival, un mayor brillo de la mano de Piatti/Romagnoli (con el primero sólo contaría en el partido de Ida) y un alto potencial de gol con Mattos, Cauteruccio o cualquiera de los volantes que llegan por sorpresa. Además, viene entonado, jugando en un nivel muy alto en los partidos definitivos. Y también ayuda que definirá de local (aunque como se sabe, esto puede ser un arma de doble filo).
Hambre de gloria tienen los dos, aunque para San Lorenzo se trata de una verdadera Obsesión. Aquella que dejó pasar allá por el año 60 cuando vendió la localía a Peñarol y ni siquiera pudo acceder al match decisivo, aquella que tantas veces se le escapó en medio de situaciones insólitas; aquella por la que sus rivales tanto lo han castigado a lo largo de 55 años.
Llegó el día Ciclón, llegó tú hora. Mucha agua corrió bajo el puente desde aquella tarde de milagro y salvación frente a San Martín de San Juan. Se fue Caruso, se fue Abdo, vinieron Lamens y Tinelli (y con ellos el orden, los refuerzos, la tranquilidad), llegó Pizzi que lo llevó a la gloria en el Apertura 2013, se fue Pizzi (increíblemente), arribó Bauza… si hasta un Papa fanático de San Lorenzo se dio en estos últimos años. Pasó de todo el Cuervo, y ahora, finalmente, está a 180 minutos de concretar el máximo objetivo. Esa esquiva Obsesión que ahora sí, se encuentra a la vuelta de la esquina.

Anuncios

gracias por su comentarios, En Breve seran Respondidos

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s